Un ente vivo que necesita respirar

el cine latinoamericano según Carlos Aguilera

Por: John González

 

    ¡Luces, cámara y…! En esta última parte, el cliché del espectáculo se hace realidad. Es la acción lo que acontece después. El actuar no es solo aquello que una pantalla nos muestra. Soy de los que piensa que la sola acción de vivir ya es un acto revolucionario, sin importar la procedencia o las condiciones. Más allá de eso, hay que hablar del cine como lo que es: un arte. Además, un arte muy valorado, más aún cuando hay talento que lo respalde.

    Es aquí donde la acción recae en Carlos Aguilera (México, 1986). Cineasta, guionista, escritor, mexicano, latinoamericano, amigo… Carlos sabe que hay millones de historias que pasan por nuestros ojos día tras día. La ventaja que él tiene es que sabe cómo contarlas. Hoy, hablaremos un poco sobre lo que significa llegar a la actividad fílmica en México y cómo podemos formar un imaginario colectivo en torno a lo que el cine en Latinoamérica promete: contar una historia interminable, indescifrable y absolutamente evocadora.

 

***

 

El cine es una extensión de la vida. ¿Cómo vive Carlos el cine?

 

    Es una oportunidad de romper con lo cotidiano. Un fragmento de libertad. Hay una frase, no recuerdo si es maya o azteca, que dice “a este mundo hemos venido a dormir, hemos venido a soñar, porque no es verdad, no es verdad que vengamos a vivir la realidad”. Creo que el arte es la rebelión en contra de esta realidad tirana que nos ata a lo común. Así que, para mí, el cine es quitarme esas ataduras, aunque sea por un ratito.

 


El cine latinoamericano ha crecido progresivamente a lo largo de los años, colocándose a la par de grandes producciones extranjeras. ¿Qué tipos de historias debería abordar el cine latinoamericano actual?

 

    Me parece algo que no tiene una respuesta real en concreto. Ya que, aunque en Latinoamérica compartimos muchos rasgos culturales, además del idioma entre los países que los conformamos, también existen grandes diferencias. Grandes mitos y leyendas que hacen a Latinoamérica una región sumamente rica en historias y hasta en la manera de contarlas a mí en lo personal me gustaría que pudiéramos deshacernos del melodrama.Nos urge ser los héroes de nuestra propia historia y dejar de ser víctimas de las circunstancias.

 


Se suele considerar mucho más las producciones elaboradas en la capital. ¿Cómo es el cine en otras provincias mexicanas?

 

    Con escaso apoyo y escasa difusión. Sin embargo, aquí (en Celaya, Guanajuato) estamos para contar las historias del pedacito de tierra donde que nos toca conocer y vivir. Porque además si querer menospreciar el trabajo y el cine de la capital, hay también muchísima riqueza en la provincia, no solo por extensión de territorio, además porque es la visión y la manera de vivir de millones de mexicanos.

 


El cine existe gracias a la literatura. Como escritor, ¿cómo manejas la dinámica de escribir y dirigir?

 

    Me encantan ambas partes. A veces creo que el trabajo de cualquier artista es similar al de un padre, en el sentido de que construyes y tienes que dejarlo caminar y aceptar cuando la historia escrita se separa de la historia audiovisual. Dejar que camine por sí misma y hasta te sorprenda. De alguna manera, es aceptar que lo que estás creando es un ente vivo que necesita respirar. A veces ocurre que te pones necio con una idea, una toma, una frase y cuando lo ves en la pantalla, resulta que no era lo mejor para el proyecto. Así que tienes que guardarlo en el cajón y aceptar que tu historia ya toma decisiones propias.

 

El cine tiene mucha historia detrás. Según tú perspectiva, ¿hay alguna historia que consideres que valga la pena llevar a la gran pantalla?

 

    Muchísimas. Desde la historia de grandes actores del cinemexicano (y latinoamericano), algunos ya se han hecho, como la de Pedro Infante y Cantinflas, además de los grandes directores. Aunque yo estoy más seducido por el lado de los mitos y las historias fantásticas creo que en el cine y en la literatura se puede explotar enormemente este ámbito. Y también es importante conocer ambas artes, aunque coincido con que están íntimamente ligadas. Ambas tienen gran valor cuando las abordas como independientes.

 


***

 

    Acostumbro a cerrar cada entrevista con una conclusión. Hoy, no creo que sea justo hacerlo. Concluir implica dar un cierre, un final a todo aquello que se ha contado previamente. ¿Acaso puedo yo poner un punto y final a las historias de las personas que viven el día a día, sin nada más que la esperanza de un mañana mejor? No. No seré yo quien lo haga. Sé que Carlos me apoya en esto. Ambos tenemos una especie de “plan de dominación mundial” donde prevalecerá el arte - su arte - por encima de todo, nutriéndose cada vez más del amor a la vida que las personas de América latina profesan con sus gestos, con sus talentos, con sus miradas punzantes y dóciles, con sus luces. Solo falta que Carlos ponga la cámara y nosotros haremos el resto.

 〰

Carlos Aguilera


México. (Celaya, Guanajuato, 1986). Desde que recuerda siempre le han interesado las artes: música, cine, teatro, cuentos, comics, etc. Comenzó escribiendo historias, algo que le atraía demasiado. Cuando entró a la preparatoria fue que ingresó a su primer grupo de teatro. Siendo muy honesto, afirma que no tenía idea de cómo tomó el valor de hacer audición. Logró entrar y de ahí en adelante siempre estuvo involucrado con temas de teatro, sin olvidar su primer gran amor: el cine. Realmente fueron muy pocas las oportunidades que tuvo para realizar cine hasta que estaba dando clases y uno de sus alumnos, que actualmente estudia cine, lo invitó a realizar el cortometraje para el concurso Voces en Corto, organizado por Juan Silva. Desde ahí comenzó realmente un camino increíble en el que se han topado y construido un maravilloso equipo al que le está inmensamente agradecido. Gracias eso ha tenido la oportunidad de participar en diferentes muestras de cine dentro y fuera de México. Actualmente está trabajando en proyectos más ambicioso, pero todo gracias al increíble equipo que ha formado.